SYN - Creativo, no trabajes gratis, nos afectas a todos.

¿Te has topado con abusadores? Muchos hemos tenido la pésima experiencia de que alguien nos pida un trabajo gratis, o a un precio tan bajo que llega a ser ridículo...

Nosotros llamamos a esta clase de persona un “abusador”, sin embargo, hay quienes todavía los siguen llamando … ¡clientes! (Esto último es lo que más nos preocupa.)

En Deadline Survivor nuestro principal objetivo es ver la industria de la animación crecer, tomando en cuenta como parte de la industria a toda la producción: guionistas, dibujantes, diseñadores, animadores, artistas, productores, cineastas, etc.

Para colmo, los abusadores son muy comunes y versátiles, ya que este problema no solamente aparece en los artistas de animación sino en todas y cada una de las industrias.

En todos los campos profesionales nos encontraremos con abusadores, pero en el campo creativo resulta ser incluso despectivo. Nos encontramos con comentarios como “cualquiera puede hacerlo” o “lo haces rápido es algo sencillo”. Es decir que no sólo nos hacen pensar que nuestro trabajo no es necesario sino que además somos privilegiados por tener la oportunidad de trabajar gratis para alguien más. Dicen frases como “tu trabajo va a mostrarse”, “podrías conseguir muchas oportunidades grandes después de esto”, “es para que hagas portafolio”.

Quizá la mayoría de las propuestas que recibas en tu vida como artista, o al menos en el inicio de tu carrera, serán por parte de abusadores que quieren que trabajes gratis –o casi gratis- para ellos y que además intentarán hacerte pensar que tu trabajo no es importante o es sumamente fácil y reemplazable. No lo es.

Esto ocurre principalmente porque son pocas las escuelas de diseño que enseñan negocios a sus alumnos o que les dan una vaga idea de cómo cotizar un trabajo o cómo vender.

Para mí, la mejor decisión que puede tomar un artista recién egresado, antes de convertirse en freelance, es la de trabajar en ventas durante al menos seis meses, en cualquier empresa, aunque no tenga que ver con su rama, en donde tenga cabida como vendedor.

Esto es porque, indudablemente, en las ventas aprenderá el dolor del rechazo y el sabor del éxito, además las comisiones le ayudarán a reponer el dinero perdido en la universidad y podrá invertir en nuevo equipo y material.

Los horarios de los vendedores suelen ser flexibles y permiten al diseñador practicar en las tardes. Dentro de una empresa, un diseñador puede ver la realidad de los negocios y convivir con el área administrativa para comprender el manejo del dinero.

Sin duda, la solución es aprender a cobrar.

Normalmente los abusadores llegan con una jugosa invitación. Si el abusador tiene un buen discurso, puede lograr que el diseñador trabaje gratis por meses. Por eso creo que este tip ayudará:

Cuando alguien, quien sea, llegue con una propuesta de trabajo freelance, lo que tenemos que hacer, antes de que nos expliquen todo el “proyecto”, es decir las mágicas palabras siguientes: “Claro, estaría feliz de trabajar con ustedes. Antes que nada necesito hacerle algunas preguntas para saber por dónde abordar el proyecto, de ahí elaboraría un presupuesto sin compromiso ¿tiene un correo electrónico a donde pueda enviar el presupuesto?”

Desde ahí queda por sentado que el trabajo no será gratis y te ahorrarás una larga conversación llena de esperanza antes de desilusionarte sabiendo que la persona con la que estás hablando no tiene dinero ni intenciones de pagar.

Cuando regalas tu trabajo intoxicas la industria. No regales tu trabajo ¡nos afectas a todos!

¿Quieres saber más de los blogs en los que escribo?
Sígueme en twitter @isha_lia y conoce más sobre mi.